“Echar luz a algo que permanecía en las sombras, aunque todo el mundo lo sabía”. Ese es el principal objetivo de una joven entrerriana que eligió contar la aventura que emprenden cada día otras mujeres para llegar a su lugar de trabajo y luego regresar a casa.

Camila Mateo tiene 26 años, es de Gualeguaychú, y en el primer cuatrimestre de 2020 terminó de cursar la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UBA. Actualmente trabaja en Radio Máxima y diario El Argentino.

Lo que va a contar comenzó en el verano de 2020 y lo hace de esta forma: “Mi familia tiene un almacén. Una noche, una clienta me contó que todos los días hacía dedo para ir a su trabajo en la zona de Ibicuy, 180 km de ida y otro tanto de vuelta”.

“A la semana hago una nota en una escuela rural y la directora menciona que para llegar, una de las maestras hacía dedo desde Larroque”. Un tercer comentario de similares características, la decidiría a asumir esta problemática que parecía estar en su destino.

“Haciendo la comunicación institucional de una playa, una guardavidas me comentó que para llegar a otro trabajo, tuvo que hacer dedo”. “Sentí que por algo estaba apareciendo tanto este tema e hice una nota para la web de la radio con el título ‘Mujeres a dedo’. Nunca pensé que tendría tanta repercusión. Muchas mujeres empezaron a comentar sus experiencias”.

Más adelante, surgiría la idea de convertir esa nota en un documental en el cual se basaría su tesina universitaria. Y si bien las restricciones propias de la pandemia –sumadas a la falta de recursos económicos- postergaron la filmación, no la desalentaron en su emprendimiento.

“Me dediqué a investigar. Por medio de Facebook o videollamadas, me puse en contacto con las mujeres que habían comentado la nota. Un contacto me fue llevando a otro y de pronto comencé a conocer mejor la realidad”, cuenta.

En 2021, la iniciativa de Camila obtuvo dos reconocimientos de un programa municipal creado para ayudar a los efectores culturales durante la pandemia. Había llegado el momento de que su investigación tome la forma de documental.

“Gracias a ese dinero pude conformar un equipo y empezamos a filmar en septiembre de 2021”. Los profesionales que tuvieron a su cargo la realización son entrerrianos. “La mayoría de Gualeguaychú y dos camarógrafos de San José. La música es una canción original, ‘Mujeres a dedo’, realizada por Paloma Barrales Guastavino, Lic. en Composición y Canto Lírico”.

Muestra la historia de ocho mujeres, todas del departamento Gualeguaychú. Dos de ellas –una docente y otra ayudante de enfermería- ocupan los roles protagónicos. Los otros relatos pertenecen a cinco docentes jubiladas y una agente sanitaria, cuyas historias se van entretejiendo con las dos primeras.

En estos momentos, el documental en la modalidad Observacional “Mujeres a dedo” se encuentra en la fase de postproducción. Más allá de ser la tesina con la cual la joven entrerriana espera obtener su título, la idea es que traspase los muros de la facultad, compitiendo en festivales y proyectándose en diferentes lugares.

El largometraje tendrá una duración de 60 minutos, en los que “se verá reflejado lo que viven día a día, sus anécdotas y la maternidad puesta en juego, ya que muchas han viajado a dedo durante todo el embarazo”.
Encuesta
“En una nota dejé mi número de contacto y se comunicaron conmigo mujeres de todo Entre Ríos”, nos cuenta en otro tramo de la conversación.

“Aproveché esto para crear una encuesta que nos permita tener datos concretos sobre esta problemática, más allá de fundamentar la importancia de mi trabajo”, dice e invita a participar a quienes se encuentren en la misma situación.

“La idea principal, tanto de la encuesta como del documental, es echar luz a algo que permanecía en las sombras, aunque todo el mundo lo sabía”.
Agrandar imagenEn este sentido, cuestiona: “¿Cómo nadie nunca hizo nada por estas mujeres? Esto viene de hace muchos años, porque algunas han hecho dedo durante la dictadura y otras lo hacen hoy con más de 30° o con el frío del invierno. Una de las protagonistas hace dedo de noche”.

“No les alcanzan los viáticos, en algunos casos no hay micros o no les coincide el horario. Es complejo y no puede ser que solo dependan de la buena voluntad de la gente que transita las rutas, tanto para llegar al trabajo como a sus casas”, reflexiona.

Fuente: El Entre Ríos
Documental
Suscribirse a nuestro newsletter
Y manténgase siempre bien informado.

¡Suscripción exitosa!

Gracias por elegirnos para informarte.

Lo sentimos, se ha producido un error inesperado

Por favor intente nuevamente

¿Qué opinas? Dejanos tu comentario sobre esta nota

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

Comentarios ()

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas denunciar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]